Publicado el & archivado en Espiritualidad.

En la soleada mañana del segundo domingo del pasado Diciembre, algunas personas tuvimos el privilegio de caminar en silencio por la Naturaleza. Aunque cada día muchas personas caminan, no todas pueden hacerlo por la Naturaleza, no todas pueden hacerlo en silencio y no todas pueden hacerlo con tan buena companta vallvidrerapañía.

Caminamos hasta el pantano de Vallvidrera y disfrutamos contemplando la serenidad de sus aguas y de los árboles que las rodean, y también observando cómo las aves acuáticas jugaban dentro y fuera del agua.

Y después nos adentramos en el bosque. Dejamos el camino principal y después los secundarios, y buscamos un claro donde poder reunirnos, y así formar un pequeño bosque de humanos, dentro del gran bosque de los hermanos árboles.

Y vivimos el silencio…, y el contacto con lo árboles.., y los movimientos de chi kung…, y la respiración…, y la contemplación. Y las miradas y las sonrisas, y la alegria de estar vivos y de ser concientes de ello.

Y después volvimos a la ciudad, y los colores eran más vivos, y los ruidos menos ruidosos, y las personas menos tristes… y nos preguntamos si había cambiado la ciudad o habíamos cambiado nosotros.

Y finalmente sonreímos recordando que “en este mundo traidor todo es verdad y todo es mentira, porque todo es del color del cristal con que se mira”.

http://www.metaescola.com/programa/paseo-meditativo-por-la-naturaleza/

Sebastià Riera i MorlàMeditacio 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *